Seleccionar página

Doctor Strange, como su propio nombre indica, hace referencia a ese personaje extraño que se ha formado en nosotros con el paso de los años, al que creemos conocer y que es la suma de los numerosos yoes que habitan en nuestra máquina psicológica. En esta película el doctor ha creado una casa psicológica artificial para su falso yo habitado por la fama, el éxito, el dinero, el orgullo, la consideración interna, etc., y su verdadero yo esencial ha quedado olvidado. Ha necesitado hacer un camino largo, como sufrir un accidente y todo el sufrimiento asociado para iniciar una búsqueda de esa parte real que siempre había estado allí. 

Inicia un viaje en busca de lo milagroso para reparar su cuerpo, pero descubre que la curación no es sólo física, sino que implica a todo el ser. Es una reparación de todos nuestros centros, físico, mental y emocional del daño acumulado durante todos estos años. No hay un único protagonista en este proceso. El intelecto, la emoción y la parte motriz tienen un papel importante.

El doctor ahora pasa a ser su propio paciente, pero aplicando una nueva medicina más holística, que llega hasta lo más profundo de su ser. Si la medicina convencional fuera la vida y ésta no da respuestas a cuestiones existenciales, y a nuestro sufrimiento, buscamos más allá de la vida en escuelas esotéricas, nuevos conocimientos como los nuevos remedios para curar nuestro ser. Como decía la maestra que llaman la “anciana” dejar de ver la vida sólo a través del espacio de la cerradura, es como ir siempre por un sendero largo, muy estrecho y no descubrir el resto del entorno, de nuestro paisaje interior. 

Es como un volver a nacer, a replantearse la vida, buscar un nuevo significado a las cosas, estar con uno mismo, investigarse a fondo.

El viaje literal a Oriente que hace el doctor Strange es un viaje interior a la conciencia. 

Hay frases que describen este proceso como:

“olvida todo cuanto crees saber”

“empieza con estudio y práctica”

“silencie a su ego y el poder surgirá”.

El nuevo traje que lleva, con anillo, capa inteligente, la nueva personalidad construida; esta nueva psicología le permite protegerse de los enemigos interiores, el orgullo, el ego, la soberbia, la vanidad, etc., y que aquí en la película aparecen personificados como los secuaces de la dimensión oscura que desean ser inmortales y extenderse por todo el planeta y a nivel psicológico contaminar nuestro ser y perpetuarse para impedir tomar conciencia de nuestro estado de sueño.

Ahora tiene acceso a otros lugares, a otros estados de sí mismo, abriendo portales a voluntad, creando sus propios espacios psicológicos. Ahora puede hacer.